Blog
Siguenos en

50 años del incidente nuclear de Palomares

50 años del incidente nuclear de Palomares

Una mañana del 17 de enero de 1966, hay hoy 50 años, un bombardero B-52 se aprovisionaba de combustible en el aire de una avión cisterna KC-135 sobre suelo Almería. Algo fue mal y ambos aviones colisionaron en el aire. El avión cisterna se desintegró en el aire, derramando 100.000 litros de combustible ardiendo sobre la zona. El B-52 arrojó 4 bombas termonucleares sobre suelo Español. Daba así comienzo, el incidente de Palomares.

indicente de palomares annack

El incidente de Palomares

En la mañana del 17 de enero de 1966 y estamos en plana guerra fría. Un B-52G despegó de la base aérea norteamericana de Seymour Johnson, en Carolina del Norte para simular una alerta tempara de contraataque ante un eventual ataque nuclear ruso. Para este simulacro, porta 4 bombas termonucleares reales Mark 28 - B28RI de 1,5 megatones cada una, de 1,5 metros de largo por 0,5 metros de ancho, con un peso de 800 kg. La operación se llamaba Chrome Dome y consitía en llegar en el menor tiempo posible al Mar Meditarreneo, sobrevolar el sur de la frontera de la URSS, dejar que te detecten para enviar un mensaje de "puedo llegar aquì cuando quiera y tan rápido como quiera" y posteriormente regresar a su base de EE.UU.

La primera parte de la misión fue perfecta. El B52G llegó a la mitad del camino, repostó en vuelo, prosiguió su camino hasta que llegó hasta su destino, hizo dos o tres vuelos amenazantes sobre la frontera Soviética y se dispuso a regresar. Cuando se encontraba sobre cielos de Almeria, en España, le tocaba hacer su segundo repostaje en el aire. Una vez concluido, ya sólo le quedaría llegar a la base de donde despegó y la misión sería concluida con éxito.

Sobre las 9:45 de la mañana, un avión cisterna KC-135 americano despegó de la base aérea de Morón de la Frontera para encontrarse con el B-52. Ascendió hasta casi 10.000m y espero a que llegase el sediento bombardero. A las 10:30 ambos gigantes del aire se encontraron. En el momento del acoplamiento de la maguera de reposateje, algo salió mal. Una turbulencia dio un brusco empujón al B-52 y colisionó con la manguera del KC-135, provocando una tremenda explosión en el impacto. El KC-135, repleto de combustible, literalmente se volatilizó en el aire. Sus cuatro tripulantes murieron en el acto. Ni siquiera les dio tiempo a enterarse qué les había matado. La onda expansiva de la explosión impactó directamente sobre el B-52 y lo partió en varios trozos. La cola fue arrancada de cuajo, la cabina fue triturada de inmediato, matando a los dos pilotos y al tripulante y al fuselaje intermedio y las alas comenzaron a caer. Cuatro tripulantes del bombardero lograron eyectarse, pero el paracaídas de uno de ellos no se abrió. Otro miembro de la tripulación se lanzó a través de una escotilla abierta por una de las eyecciones, al contar el B-52 con sólo seis asientos eyectables. La fuerte caída provocó un efecto espiral en el fuselaje que fue desmembrando las partes que aún le quedaban al aparato, lanzando las alas a km de distancia y abriendo las compuertas de la bodega de carga donde las 4 bombas termonucleraes fueron escupidas como si se tratase de un molinillo. Las 4 iban directas sobre Almeria. 

indicente de palomares annack

indicente de palomares annack

Dos de las bombas desplegaron sus paracaidas de emergencia y cayeron intactas: una en tierra y otra en el mar. A las otras dos, les falló el sistema de paracaídas y cayeron a peso muerto sobre en un solar del pueblo y otra en el patio de una casa. En ambos casos, el grave impacto provocó que el explosivo convencional que ambas portaban, hiciese saltar a ambas bombas por los aires. Las dos bonbas quedaron dispersas en mil pedazos.

Como resultado de la explosión se formó una nube de aerosol radiactivo compuesta por los óxidos de elementos transuránicos que formaban parte del núcleo de las bombas, más el tritio que se vaporizó al romperse el núcleo. Dicha nube fue dispersada por el viento y sus componentes se depositaron en una zona de 226 hectáreas que incluía monte bajo, campos de cultivo e incluso zonas urbanas.

indicente de palomares annack

indicente de palomares annack

indicente de palomares annack

Fueron enviados expertos del Ministerio del Aire para examinar las bombas y se determinó que la detonación no sido todo lo grave que podría esperarse y que, por tanto, no hacía falta tomar precauciones especiales ante el incidente. No obstante, EE.UU. se encargó de la limpieza de la zona, llegando a retirar en 4.818 bidones 1.400 toneladas de tierra potencialmente radiactiva y tomateras que fueron transportadas a Savannah River.

La tercera bomba intacta, fue recuperada inmediatamemte.

Quedaba por recuperar la cuarta bomba, la bomba caída al mar.

Una bomba nuclear en aguas de Almeria.

Una bomba nuclear en aguas españolas y en paradero desconocido es un problema muy muy grande. Primero, es una zona de gran tráfico marítimo, con gran trasiego de barcos de infinidad de nacionalidades. Rusos también. Por consiguiente, muchos de estos barcos podían ser barcos espías capaces de localizar la bomba y robarla, descubriendo todos los secretos y avances tecnológicos que pudiese contener. Además, si no se encontraba la bomba, existía el peligro de que sus dispositivos de seguridad se oxidaran, permitiendo que los residuos radiactivos contaminaran el Mediterráneo. O que incluso provocaran una explosión capaz de crear una mortífera nube nuclear sobre la costa de España. Por consiguiente, recuperar la 4 bomba se hizo crítico.

EE.UU. lanzó una operación de localización y rescate de la bomba colosal: 34 buques y 4 minisubmarinos sumergibles. tras 80 días y noches buscándola sin descanso y gracias a la ayuda de un pescador local que había visto caer a la bomba el día del accidente, se dio con ella a una profundidad de casi 890m de profundidad. Tras ello, se lanzó un minisubmarino dotado del sistema CURV de recuperación de torpedos y con ayuda del buzo de la Marina Carl Brashier atada, elevarla y subirla a bordo de un destructor americano.

indicente de palomares annack

indicente de palomares annack

Sin embargo, los habitantes de la zona no se fiaban en absoluto de la limpieza de la zona, por lo que los recelos no pararon hasta que el mismo Manuel Fraga tuvo que acudir a la zona a darse un baño, demostrando que no existía riesgo radiactivo alguno en el área. 

indicente de palomares annack

Se zanjaba de esta forma el incidente en Palomares en el que España rozó el ser protagonista de una catásgrofe nuclear de máxima magnitud.

¿Por qué no crearon explosiones nucleares las bombas atómicas de Palomares?

Todas las bombas nucleares, llevan sistemas de seguridad para evitar situación como la que acabamos de explicar. Uno de esos sistemas de seguridad es que cada bomba, antes de ser utilizada, necesita ser cebada para entrar en funcionamiento. Esto significa, que hay que activar el detonador que va a provocar la explosición nuclear. Este detonador, es accionado por explosivos convencionales que lo impulsan para impactar en el nucleo atómico y provocar la explosición. Por eso, en el caso de Palomares, al no haber sido cebado el detonador, tan sólo impactó en el suelo, provocando la explosión del TNT convencional que destrozó el detonador. El gran problema en este caso era los desrozos que el detonador pudo causar en la estructura de la bomba y que este pudiese quedar dañado, dispersando contaminación nuclear por toda la zona. 

Hoy en día, de las dos bombas que se recuperaron (la intacta y la que se recuperó del mar), están expuestos en el Museo Nacional Atómico de Alburquerque, Nuevo México. 

indicente de palomares annack

Compartir este contenido