Blog
Siguenos en

Hasta 2002, el mejor disparo de francotirador fue ... con una cal .50!

Hasta 2002, el mejor disparo de francotirador fue ... con una cal .50!

El sargento Carlos Hathcock III es una leyenda en varios campos militares: en el cuerpo de francotiradores y en el cuerpo de Marines en general. Y lo es no sólo por la extraordinaria hoja de servicios que tiene, sino por haber ostentado varios records durante los combates de Vietnam en los que participó. Probablemente el más importante y que estuvo vigente hasta el año 2002: el disparo de francotirador más largo de la historia. Y lo más increíble es que lo hizo ... con una ametralladora del cal .50 !!!

Hathcock llegó a la guerra de Vietnam en 1966 como policía militar. Pero tras unos meses desarrollando esta labor, sintió que necesitaba más acción, de modo que se presentó voluntario para particpar en combates activos. Y su solicitud fue casi inmediatamente aprobada: fue transferido a la 1st Marine Division Sniper Platoon, ubicada en Hill 55, al Sur de Da Nang.

El mejor disparo de francotirador de la historia

Una vez en este cuerpo, se interesó por la unidad de francotiradores, demostrando desde el primer momento una asombrosa destreza para ser uno de los miebros más mortíferos de la unidad. Tal fue así, que fue apodado "White Father" (Padre Blanco) en referencia a su facilidad para mandar a gente al cielo celestial.

Solía "cazar" por las mañanas y por las tardes, porque decía que eran los momentos del día en el que tenía mejor luz para ver de lejos. Y de esta forma, logró decenas de aciertos ante soldados nortvietnamitas.

El disparo más largo de la historia.

Pero probablemente su fama le vino por haber logrado y ostentado durante muchas décadas, el disparo de franctirador más largo de la historia. Y no sólo el más largo, sino que fue realizado ... con una ametralladora del cal .50 a la que había acoplado un visor!!

la hazaña tuvo lugar en 1967 cuando a Hathcock se le ocurrió acolpar un visor Unertl 8X que había por ahí a un par de ametralladoras del cal .50 que no estaban montadas en ningún vehículo en esos momentos. estabilizó el arma con un trípode M3 y se encontró con un temible arma artesanal con una potencia de tiro jamas antes tenida por ningún otro rifle y con una estabilidad perfecta.

El disparo que confirmó sus teorías sobre la efectividad del arma sucedió cuando logró abatir a un vietcong en bicicleta (blanco en movimiento) a una distancia de 2.286 metros. El primer disparo, destrozó la bicleta del vietcong. El segundo le reventó el pecho. Hasta la fecha era el record absoluto de distancia para cualquier disparo realizado por cualquier francotirador de la historia.

El mejor disparo de francotirador de la historia

El disparo permaneció como record absoluto hasta marzo de 2002, cuando fue batido por el Master Captitan Arron Perry, de Canada, el cual lo logró durante las operaciones llevadas a cano durante la segunda Guerra del Golfo.

El mejor disparo de francotirador de la historia

El uso de ametralladoras como armas de francotirador.

Hathcock no fue el único francotirador que ha usado ametralladoras como fusil de francotirador. Ya durante la guerra de Corea y anteriormente en Vietnam algunos soldados habían usado estas armas para este fin. Pero hasta la fecha, nadie había logrado realizar un disparo tan fantástico como el de Hathcock.

Y cuando decimos extraordinario, lo decimos plenamente sabiendo lo que decismo, puesto que el record que batió Hathcock con su disparo tenía ... más de 100 años!! en concreto, el anterior disparo más lejano pertenecía al cazador de búfalos Billy Dixon, el cual, el 27 de junio de 1874 logró matar a un lider de los comanches durante la Segunda Batalla de Adobe Walls, desde una distancia de 1.400 metros de distancia. Y este disparo fue igualmente impresionante, ya que fue realizado sin mira telescópica, a pulso y contra un blanco en movimiento.

Destino cruel para Carlos Hathcock III.

En 1969, encontrándose de servicio en una misión, el vehículo en el que Hathcock viajaba pisó una mina reventando en el aire por la explisión. El cuerpo inconsciente de Hathcock fue rescatado de las llamas por sus compañeros Marines.

Aquél día, terminó su carrera como francotirador y comenzó su lucha por retomar una condición física capacitada para la vida cotidiana de una persona normal. Sufrió quemaduras en el 40% de su cuerpo y quedó anclado a una silla de ruedas.

Tras lograr recuperarse casi por completo, comenzó a enseñar el arte de los francotiradores en la escuela de Marines de Quantico hasta que la esclerosis múltiple le evitó desempañar su labor y, finalmente, acabó con su vida. 

Carlos Hathcock III, no sólo fue una leyenda para todo el cuerpo de Marines, sino que obtuvo la Estrella de Plata por sus logros y entró en los libros de Historia durante más de 2 décadas. 

El mejor disparo de francotirador de la historia